sábado, 10 de marzo de 2018

DERIVA CONTINENTAL


DERIVA CONTINENTAL: es un planteamiento o una hipótsis, desde la razón, en contra de una muy aceptada teoria. Desde que en el 1912 Alfred Lothar Wegner, publicase un libro dando una explicacion simplista y todos los cientificos posteriores, han creado y publicado teorias desde esa falacia, por haberlo tomado como un acto de fe, en vez de discurrir, lo cual está en contra de todo lo proceso científico.   



He publicado un libro sobre ello titulado: DERIVA CONTINENTAL

https://www.amazon.es/dp/1549759817

CONVERSACIONES CON MI ABUELO

Una chica le pregunta a su abuelo: ¿Abuelo cuentame lo que es la vida? y el abuelo le va dando explicaciones a sus otras muchas preguntas; desde la sabiduria que le dan los años y el "Conocimiento" adquirido en una vida dedicada a alcanzarlo.

Es una guia para aprender a vivir; y una forma de comprender y descubrir el cómo VIVIR CONSCIENTE; que es la única forma de alcanzar la felicidad. 
  

He publicado un libro  titulado  CONVERSACIONES CON MI ABUELO

https://www.amazon.es/dp/1973419122

Sobre el ALZHEIMER y la DEPRESIÓN



Sobre el ALZHEIMER y la DEPRESIÓN Sus causas y su prevencion.

Es un enfoque, en oposicion a lo apartado por toda la comunidad mundial: medica, psiquiatrica, psicologica y sus investigadores; desde la filosofía de la GESTALT. Para conocer las causas reales de la Depresión y el Alzheimer, las cuales no son enfermedades sino comportamientos, por lo cual no se resuelven con fármacos sino con psicoterapia y el conocimiento real de su inicio.
        
 He publicado un libro titulado: Sobre el ALZHEIMER y la DEPRESIÓN - Sus causas y su prevención.    

https://www.amazon.es/dp/1549973312

MICHELLE LA PRINCESA FRIGIDA

MICHELLE LA PRINCESA FRIGIDA

Una historia entre los amores y los desamores, los exitos y los desengaños, los sentrimientos y las pasiones. Siempre en busca de la felicidad. También es un intento de ampliar la consciencia como el único fin de conseguirla.

Es además, de ser una narración autobiografica, donde se exponen grandes conocimentos para aprender a vivir la vida y está publicado como eBook y libro en papel de Amazón 
     
https://www.amazon.es/dp/1549681575

viernes, 23 de febrero de 2018

El SINDROME DE ESTOCOLMO DOMESTICO DEL HOMBRE



El Síndrome de Estocolmo Domestico del Hombre

Como consecuencia de no habérseme permitido publicar en Wikipedia, este tema; pues en ésta, como en todo grupo organizado existen sus propios “inquisidores”: y el que yo me defina como libre pensador, parece dar como resultado el no ser bien venido. Sobre estos términos me remito a mi anterior escrito publicado en este blogs titulado: “UN ESTUDIO SOBRE LOS GRUPOS HUMANOS”.

En las páginas de la enciclopedia citada, aunque se diga que el Síndrome de Estocolmo Domestico es común a los dos géneros, en las explicaciones y detalles aportados por los usuarios, solo se hace referencia a cuando la mujer es la víctima; y es de justicia el que se conozca más ampliamente cuando la víctima es el hombre. Ya que hay tantos que de forma inconsciente lo padecen y sus causas se diferencian de las de ellas.

Se debe tener en cuenta que una de las causas común es la dependencia afectiva y que ésta se da los dos géneros. Y que, en la mujer, es más corriente este síndrome por la dependencia económica; lo cual va, e irá cambiando, con la emancipación de la mujer, al ser ella proveedora de sus medios de subsistencia.

Pero existe una causa que es de gran importancia, para tener en cuenta: la dependencia sexual. La Naturaleza ha creado distintas necesidades de tener relaciones sexuales en los dos géneros y de todos es sabido o debería serlo: el macho necesita vaciar su próstata casi continuamente; y la hembra, su necesidad biológica de mantener relaciones sexuales, son solo unos días y en relación con sus periodos de gestación; si bien, también puede existir como búsqueda del placer, pero ésto ha sido evitado o condenado por siglos por las religiones. Esta diferencia, produce también que la esposa acepte por imposición unas relaciones demasiado frecuentes, las cuales no desea; y como resultado y defensa se conviertan en dolores de cabeza y otros síntomas mayores.

Pero, la consecuencia más importante es que, ante una diferencia de necesidades el que más necesidad tiene, tiene que pagar mas y eso le ha tocado al macho de la especie humana. Y por ello el hombre, en sus relaciones de pareja fija; por ser esta modalidad creada como una norma social pero no natural; lleva él siempre las de perder.
Entonces, el hombre que, está locamente enamorado y que solo ve a través de los ojos de su querida y necesitada esposa, la justifica. Y ella, por mantenerlo dependiente, lo manipula y lo castiga, a la menor falta o intento de liberarse de su opresión. La manipulación de ella, en busca del poder, se produce generalmente desde el victimismo; y, es aprendido por imitación de la madre y las abuelas; aplicándose de forma subliminar.
Y ahí comienza el Síndrome de Estocolmo del Hombre, que pasa por las mismas cuatro etapas publicadas con relación al Síndrome de Estocolmo de la mujer.
La primera es la “Desencadenante”: Los primeros malos tratos de su adorada esposa, que pueden ser sutiles y psicológicos, rompen la confianza y el sentimiento de seguridad; que el hombre también tiene depositado en su “idealizada pareja”. Se produce entonces una desorientación, perdida de referentes e incluso cae en comportamientos retroflexivos (significa echar la energía sobre uno mismo; sobre este término y más explicación sobre lo aquí expuesto aparecen en algunos de mis libros publicados (véanse los enlaces).
También, el hombre se deprime, se produce un dolor de cabeza, de pecho, de estómago, etc.; y se dedica, por lo mismo a machacarse: hacer deportes de sobre esfuerzos para mejorar su imagen y para gustarle más a ella.
Este comportamiento también suele presentarse, cuando en la pareja aparece el primer hijo; la madre dedica toda su atención al nuevo ser; y ésto es natural, como también lo es el síndrome postparto que pueda sufrir, pero el cual su causa es física; porque después de unos estiramientos; y de haber pasado una gran tensión la madre acaba agotada; y a partir de ahí se debe dedicar a amamantar y a cuidar a su hijo. Y, en su consecuencia, se olvida del padre; y éste, cae en su propia depresión y síndrome postparto del hombre, siendo su causa puramente emocional: se siente abandonado y ha dejado de ser importante; y entonces se busca sustitutos, que pueden ser: las drogas, más o menos legales o se dedica a trabajar en exceso con el pretexto que ya tiene otra boca más que alimentar; ya que, estando siempre ocupado, no tiene que pensar en sus emociones y sentimientos: “los hombres deben ser fuentes y no lloran”. Estos comportamientos, con el tiempo, se ven reforzados con la aparición de los siguientes hijos; o se mantienen por la inconsciencia de su causa.
Y eso da paso a la siguiente fase, que es la Re orientación: el hombre, en su aislamiento se encuentra solo y no tiene con quien comparar; por no ser, esta situación, de dominio público.  
Lo que da paso a la tercera que es el “Afrontamiento”:  Él ya percibe la realidad de forma desvirtuada, se auto-inculpa de la situación y entra en un estado de indefensión y resistencia pasiva. “La agresora le hace sentir culpable”. Y, en esta fase, él tratando de manejar la situación traumática, asume el modelo mental de su pareja.

En la última etapa: “Adaptación”, el hombre proyecta la culpa hacia otros, hacia el exterior. Y su Síndrome de Estocolmo se consolida, a través de un proceso de identificación con la agresora; y se hace dependiente de ella; y hasta se proclama feminista radical, si hace falta (bastantes políticos en España sufren este síndrome).
La pérdida del control de la situación que para él es difícil de asimilar, se hace más llevadera convenciéndose así mismo que tiene un sentido; ya que se identifica con los aparentes motivos de su esposa, por no conocer los verdaderos.
El hombre ya no busca nuevos referentes, pues su aislamiento y dependencia de ella es cada vez mayor. Normalmente a estas alturas se encuentra prácticamente solo y muchas veces sin el apoyo de la familia. El hombre ya no tiene con qué comparar, ni con quién, al estar aislado. Pues su agresora, en su lucha por el poder dentro de la pareja, de forma maquiavélica, se ha ido dedicando a enfrentando con su propia familia carnal. Y, a la que él ya odia. Puede tener amigos, pero por la inconsciencia de sus comportamientos, que pueden estar generalizados en el grupo, el tema no se aborda, ya que dan por hecho que sus comportamientos son normales y por ello no entran a valorarlos. Entre ellos se distraen hablando de deportes, de éxitos en el trabajo, o de “fantasiosas conquistas sexuales”; todo lo cual solo sirve para mantener su propia y oculta esclavitud.
En la mayoría de las parejas, entre los unos y las otras, se presenta una simbiosis, por existir el hecho de que “unos crean su propia dependencia; y las otras necesitan que las necesiten”.
Hay que tener en cuenta que estos comportamientos tanto en ellos como en ellas son comportamientos aprendidos e imitados inconscientemente. Y, por cuanto no son conocidos, son repetidos en una y otra generación.

Ésta es, una realidad, una triste realidad, que nos ha llevado a donde estamos. Hombres que se encuentran aislados. Hombres que por ser dependientes se han convertido en las verdaderas víctimas de una relación, que debió ser por amor y no lo fue. Hombres que no han sabido liberarse, afrontando su propia responsabilidad en contra de la represión. Madres e hijas, que repiten las historias de sus y madres y abuelas. Y que consideran a todo hombre como un ser despreciable, violento y abusador; y, al que hay que eliminar o cuanto menos no emparejarse con él.

Todo esto hay que conocerlo, para saber unos y otras, por donde vienen y van la cosas y no seguir en engaños ni comportamientos moralistas e infantiles.



Antonio Ramirez

UN ESTUDIO SOBRE LOS GRUPOS HUMANOS



UN ESTUDIO SOBRE LOS GRUPOS HUMANOS.

Quiero apuntar aquí, que el fin de estos escritos no es tratar de crear o inducir a una forma de pensamiento, sino el informar, desde otros puntos de vista y conocimientos, a los cuales difícilmente se tiene acceso por nuestra cultura opresora y protectora; y con el único fin de ampliar la consciencia en los humanos.

En la naturaleza, en todo grupo de animales y de seres vivos, se dan unas características o fin para el mantenimiento de su especie y la supervivencia del propio grupo y también la de sus componentes en cuanto al fin anterior. Tenemos como ejemplos: La colmena, el hormiguero, o un grupo o manada de una misma especie animal. Todos ellos se forman y se unen para poder luchar con el entorno. También puede ser que distintos seres formen un grupo distinto entre ellos, en simbiosis para mantener a un “sistema vivo” y así poder mantenerse todos vivos y en defensa del organismo con el que están asociados; ejemplos: las bacterias.

Todos los seres vivos salvo lo unicelulares, somos un conjunto de millones de células con funciones específicas y con una duración programada, y millones de bacterias en simbiosis, que sirven para mantener al ser vivo principal y en el cual se encuentran. Tienen éstas una duración de su vida más corta y además también tienen sus propias reproducciones. Unido todo ésto en un equilibrio y con un fin. “La supervivencia”. Que es un instinto que predomina en toda la naturaleza. Lo que podríamos llamar como una de sus principales leyes.

¿Qué ocurre cuando ese “ser vivo principal” llega a su fin, y entendamos como fin, su muerte como ser vivo? Pudiendo ser su muerte de forma casual: por accidente o por desequilibrio del propio organismo; o por haber llegado al agotamiento del periodo para el cual está programado. Pues que todos, los seres vivos que vivían en simbiosis y que le ayudaban a mantener el equilibrio, formando parte de él, también mueren y desaparecen, aunque algunos de ellos pudieran haberse incorporado, con anterioridad, a otro ser vivo. Tenemos el caso de las bacterias que se transmiten de madre a hijo en la lactancia, para así continuar la labor para lo cual existen y son indispensables. Hay que tener en cuenta que también existen bacterias patológicas que no son beneficiosas para el organismo pues pueden transmitir enfermedades infecciosas y que actúan como los virus, ya que estos no están en simbiosis, pero si viven a costa del ser vivo principal. Éstos tienen la capacidad de cambiar a otro ser para mantener su supervivencia, trasmitiendo también su ADN, para seguir expandiéndose.



Siempre se ha discutido mucho sobre lo que es la vida. Ahora, por los descubrimientos de la ciencia, sabemos que la vida es metabolismo y equilibrio; el metabolismo es el proceso por el cual un organismo se mantiene a sí mismo como una entidad viva. Y lo hace ingiriendo materias primas del exterior y procesarlas para convertirlas en las sustancias requeridas para continuar su existencia. Transformando lo no vivo en vivo. Por ejemplo: comemos alimentos ya sin vida, como carne, vegetales o minerales y nuestro metabolismo lo convierte en los componentes indispensable para mantener nuestra vida. De aquí llegamos a que en la naturaleza unos seres se alimentan de otros, porque eso le es necesario para estar vivos. Y esos animales o seres vivos que sacrifican su vida no la transmiten, como se creía en la antigüedad, solo aportan sustancias transformables en energía. La vida no es algo separado del organismo, o la materia orgánica, sino la manifestación del propio proceso físico químico y en equilibrio.

Hasta aquí, los humanos, somos iguales a todo lo llamado “ser vivo”, con características diferenciales por la evolución a través de lentas y puntales mutaciones. Pero como todo ser vivo tenemos las funciones de crecer, el multiplicarnos con el fin de expandirnos y el morir, o sea el terminar nuestro ciclo.



Entremos en el estudio de los grupos.

En las antiguas filosofías y del conocimiento hermético, se decía que “como es en lo pequeño es en lo grande”. Y ésto, es importante a tener en cuenta. En los grupos organizados o colectivos de una misma especie, para poder sobrevivir, las características de los individuos componentes son diferentes entre ellos. Todos no son iguales en derechos y funciones, incluso en su morfología. Tenemos ejemplos en la colmena, en el hormiguero, etc. cada individuo tiene su función del cual no puede escapar y para lo cual existe. Unos procrean y otros solo trabajan en una determinada labor. Siendo, la función de todos, el mantenimiento del grupo como un ser vivo principal. Éste, que llamaremos “ser principal”, se puede multiplicar por separación de una parte, encabezada por un descendiente, con posibilidad de ello, ejemplo: una nueva reina que formará otro colectivo, cuyo fin también es el mantenimiento de la especie. Y mantendrá el mismo mensaje biológico. Pero curiosamente este nuevo grupo entrará en guerra con el anterior. Pues todo grupo organizado, por su supervivencia, siempre estará en guerra con los otros, aunque sean de su misma especie. Los humanos también estamos incluidos en estas, que les podemos llamar, “leyes naturales”.



¿Qué es lo que nos diferencia de los otros seres vivos?  Se podría decir que “en los grupos o colectivos humanos también existe una conciencia que es superior a la de los individuos que lo componen”, enfocada al mantenimiento del propio grupo, como si fuese una mente superior encargada a que el grupo prevalezca en su continuidad y supervivencia, a costa inclusive de la vida de algunos de sus componentes. Hay seres vivos en los que ésto no se da y cada individuo se las vale por sí mismo para sobrevivir. Pero los humanos, somos una evolución dentro de los animales mamíferos y de manada, por el muy desarrollado incremento en neuronas y sus conexiones de nuestro córtex cerebral, tenemos lo que podríamos decir mayor desarrollo del grado de la autoconsciencia. Y este desarrollo, que se ha producido en unos individuos más que en otros, creado importantes diferencias entre los individuos. Tenemos también los humanos nuestro inconsciente, así como nuestra más desarrollada fantasía, y con ello la creatividad y la creación de símbolos y de un complejo lenguaje para comunicarnos. Y, también tenemos, el no vivir en el presente, cosa que si lo hacen los demás animales y la capacidad de poder identificarnos.



El filósofo Krishnamurti nos dice: —“Nos identificamos porque queremos formar parte de algo, de algo más grande: sea nación, Dios, religión, grupo social, etc. y es porque nos sentimos inseguros, solos y aislados. Construimos una muralla a nuestro alrededor y a partir de esa soledad también nos identificamos. Y porque el identificarnos nos concede poder prestigio y seguridad”. —También nos identificamos con el débil y con el sufriente porque al unirnos con esos, con nuestros similares, nos sirve para aumentar y justificar la postura de víctimas y porque proyectamos nuestros propios problemas, porque también inconscientemente, pasamos a formar parte de algo más y pensamos que sufriendo también le ayudamos, y de ahí podemos caer en el victimismo.



Los humanos forman colectivos que se enfrentan, en función del color de la piel, la raza, la nacionalidad, el poder económico tanto superior como inferior y las creencias religiosas. Incluso entre sus dos géneros, aunque es más frecuente el formado por las hembras que por los machos, tal como ocurre con otros primates, donde los machos nunca se unen para luchar conta el colectivo de las hembras, ya que se entretienen en luchar entre ellos mismos; pero sí, el de ellas en contra de cualquier macho. En estos tiempos, tenemos el caso del feminismo radical. Este grupo, encabezado por mujeres de inclinación lésbica y con ideología marxista, o sea en contra de patriarcado y el capitalismo; es decir también ancladas en el pasado; crean todo un movimiento en contra del resto de mujeres y por supuesto del género masculino, al cual atacan continuamente y culpan de todo mal. Se da el caso que en el tema de la prostitución influyen sobre la sociedad en una demagogia aplastante; y ya, en bastantes países, han conseguido que se multe a los clientes, ejemplo Francia y Suecia, y el resultado ha sido que solo los clientes poderosos económicamente pueden usar esos servicios, pues tiene para poder pagarlo y, además la multa, si son sorprendidos. Entonces a las prostitutas de clientes más pobres les han perjudicado seriamente, con lo cual han tenido que bajar sus tarifas, para poder sobrevivir. Esto tal vez lo consideren daños colaterales, ya que su fin encubierto no es otro que su lucha personal conta el otro género. Y al subir tanto las tarifas, por ser una profesión perseguida, una gran cantidad de chicas que tal vez nunca pensaron dedicarse a la prostitución, si son bellas y jóvenes, lo han hecho. Como resultado su lucha contra la prostitución en esos países ha dado un resultado negativo; pero de ésto no quieren enterarse.



Siguiendo con el tema principal: dentro de los colectivos humanos se forman grupos diferenciales en cuanto a pequeñas variantes y como seguidores de algún individuo, al que se le denomina “iniciador” y que se salió de un grupo ya establecido, como si dijéramos, el creador de una revolución.



En todas las distintas religiones o creencias humanas se dan unas características que les son comunes: Una inercia hacia el crecimiento y la expansión (el fin de todo ser vivo es cubrir la tierra, tanto si es vegetal como animal), Y las religiones utilizan para ello: el proselitismo, la fuerza o cualquier otro método que de resultado, como puede ser la mentira, el miedo y el terror, principalmente a la muerte. Así como la promesa de una posterior vida mejor. Y para ello se usa la incultura y el fanatismo (a mayor incultura mayor fanatismo) y el radicalismo. Se utilizan técnicas para evitar que los individuos sean capaces de pensar por sí mismos, dándoles una forma de pensamiento controlado por las mentes dominantes del grupo; cuyo fin primordial es la continuidad del grupo. A través de una educación que más bien es adoctrinamiento, se consigue, que desde la más tierna infancia los individuos se vayan convirtiendo poco a poco en seres adictos y no pensantes, porque ello podría dar paso a disidentes.

Los disidentes y los librepensadores son perseguidos por todos los grupos organizados; por lo que, ellos con sus ideas, pudieran inducir a otros a la insumisión. Y todos los grupos humanos como entes organizados siempre están tratando de defenderse de cualquier idea que les pudiera dañar.



En todos los grupos humanos, existen “inquisidores”: individuos integrados en los mismos; y tras la apariencia de mantener la pureza del grupo, están movidos por sus propias carencias y complejos; y por ello, están ávidos del poder personal. De ello, tenemos bastantes ejemplos en la religión católica; donde el sadismo y la violencia fue más que notoria.

La demagogia es algo que también se usa, continuamente en estos grupos, tratando de parecer como ayudadores de los otros, cuando en realidad lo que buscan es su propio beneficio encubierto. Te dan de comer, pero no te enseñan a ganártelo, parece que te ayudan, pero es falso. Dicen que te educan, que educan a tus hijos, pero es falso; no les enseñan los adoctrinan. En esta línea entran también ciertos grupos de movimientos políticos-sociales, que en vez de promover el empleo dan ayudas por no trabajar, dan limosnas y originan dependencias, creando pobres incultos pero agradecidos. De lo cual se nutren, para mantenerse en el poder, en beneficio del grupo y sus gobernantes. Tenemos, en la historia de la humanidad, como ejemplos de todo lo antes expresado: el islán y el cristianismo, con sus luchas de expansión que llevan siglos: La Yihad Islámica, las Guerras Santas del cristianismo y el catolicismo; y en esta época la Guerra de Género.



En la labor de expansión y proselitista tenemos: la falsa ayuda, que los misioneros han ejercido y ejercen sobre los pueblos más primitivos, comprándoles el alma a cambio de unas baratijas, cambiando sus creencias y mitos, por la imposición de una cultura denominada supuestamente superior. Estos misioneros religiosos, son considerados como los seres más importantes, por cuanto su labor es la llevar “la verdad de ellos” a otros humanos. Y el sacrificio de sus vidas, en su función, es recompensado con el título de “mártires”: lo que los lleva, directamente al “cielo prometido”, en presencia de “su Dios”. Aquí se ayudan del propio ego del individuo: “yo más que nadie, más santo, más bueno, pasaré a la historia, etc. etc.

Estos mártires, (personas que han dado su vida por la causa), lo mismo que los Santos (aquellos individuos que, por su dedicación al objetivo común, tras su muerte, son considerados ya al lado de su creador (a la derecha del padre), también se convierten en ejemplos a imitar a toda costa.



Cuando un grupo humano: religioso, político o de cualquier otra ideología, tiene copado el territorio geográfico donde surgió se expande a zonas más atrasadas económica y culturalmente, para colectar nuevos adeptos; pues allí les es más fácil, crear nuevas células dependientes. A estos, incultos nuevos neófitos, se les adoctrina constantemente. No les permiten leer más que sus textos sagrados, y le obligan a tener una dependencia de su mentor o padre espiritual, que les impide cualquier clase de pensamiento, que los pueda llevar a la independencia, y puede ser tal el lavado cerebral que, los más inteligentes, pueden llegar a los niveles más altos dentro del poder del grupo, pero siempre serán dependientes de las ideologías que mantiene al grupo. Para ellos generalmente les hacen hacer votos de obediencia, pobreza personal (aunque la comunidad nunca lo sea e intente siempre en amasar grandes fortunas) y de castidad; pues por medio de la represión sexual se consigue mayor adhesión a la causa y se evita que la maternidad o paternidad les distraiga del fin común de la comunidad.



Cada grupo religioso creó su propio “Dios único y creador de todo”, para que le ayudara contra cualquier otro grupo, que también tenía su propio Dios, también único y creador de todo. Y en nombre de esos dioses y creencias se dedicaron a hacer toda clase de tropelías. Los individuos evocan a ese dios todopoderoso para que les otorguen más bienes, mejor resultado en alguna prueba, más suerte propia, para que gane su equipo deportivo con el cual se identifica, para producir mayores males a sus enemigos o contrincantes, etc. También se crearon los mediadores, seres ya casi divinos, por proximidad que tiene poderes también superiores. Religiones monoteístas están copadas de cantidad de estas figuras (vírgenes, santos, mártires) llegando a parecerse a las creencias politeístas o paganas, de las cuales renegaron. Y con las cuales compiten.



El diccionario define la palabra “consciencia” como: “el conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, de su estado, de sus actos y de las cosas”.

La consciencia, esa capacidad, de pensar sobre sí mismo, la tienen todos los seres vivos, solo que en unos está un poco más evolucionada. Un árbol sabe que es un árbol y no pretende ser otra cosa, un león sabe que es un león y no pretende ser otra cosa, una flor sabe que es una flor, etc. etc. (Solo los perros, que vive junto al hombre, a veces se creen que son humanos). Y cada ser acepta su cometido, su orden genético.



En el ser humano, dándose cuenta de su pequeñez ante la naturaleza, se crea un complejo de inferioridad e inconscientemente, como reacción se vuelve prepotente, y se cree omnipotente y empieza a crear dioses a su imagen y semejanza. Y al darse cuenta, que él ya era capaz ya de producir cosas, entra en el pensamiento de que todo lo que existe debe haber sido hecho o creado por alguien. Alguien superior y todopoderoso y lo situaron en “el cielo”, ese espacio incomprendido e inalcanzable. Lo paradójico es, que a ese “Dios todopoderoso y creador de todo”, inventado, hay que defender, como si él no fuese capaz de defenderse por sí mismo. Llegando incluso, en su defensa a matar y a sacrificarse, también en su nombre “El mantenimiento de la incultura, en las mayorías, es labor de los que las manejan y para su propio beneficio”.



En el transcurso de la historia han surgido cantidad de pensadores o filósofos, que han buscado solución a los problemas humanos. La gran mayoría de ellos, se encontraban ya dentro de un grupo religioso determinado y las creencias metafísicas adoptadas por éste, le sirvieron de tapadera para no ver otra explicación posible, dedicándose solamente a potenciar sus creencias con retorcidas teorías y justificaciones. Y, de los que fueron capaces de salirse de los intereses del grupo, la gran mayoría, acabaron en la hoguera.



La influencia “del grupo” es por tanto difícil de erradicar. El ser humano seguirá controlado y esclavizado por los distintos grupos en los que esté inmerso. Y los grupos se seguirán manteniendo, con sus seguidores y sus guerras entre ellos. Solo algunos individuos conscientes de sí mismos podrán salirse, pero su labor siempre será individual o personal. La libertad hay que ganársela, nadie nos la puede dar. El hombre es el autor de sus propias creencias, con las que encuentra soluciones temporales a sus interrogantes, aunque luego, con el tiempo, sean desmentidas u olvidadas.



La verdadera ayuda, el verdadero amor, está: en enseñar a los demás a pensar, a ser auto-responsables, en no adoctrinarlos, en hacerles ver que son individuos, a que descubran que ellos tienen todas las soluciones a sus problemas y a que no se engañen. Y también a no crearles dependencia. A invitarlos a ser libres.



—Nos cuentan que la abeja Maya se salía del cometido de la colmena y andaba por libre, pero Maya significa “fantasía”—.

ANTONIO RAMIREZ